La NASA siempre en constante desarrollo, adelanta el actual cohete del futuro denominado Sistema de Lanzamiento Espacial, un increíble vehículo de carga pesada en reemplazo de un programa parecido que llevaba por nombre Constellation planteado durante el periodo presidencial de Bush. Ambos se asemejan bastante al Sistema Nacional de Lanzamiento de la década de 1990, así como con un cohete que alguna vez existió: el Saturno V utilizado en el programa Apolo [VIDEO].

Extensa gama de sistemas heredados liberados por la NASA, nunca serán olvidados por ser referencia del trabajo realizado en diversos momentos

Siempre con visión futurista al igual que grandes Cohetes, la agencia espacial, en diferentes momentos de la historia, ha trabajado arduamente en diferentes modelos de aviones más pequeños como el X-30 (también conocido como el avión aeroespacial nacional) y el X-33.

Ninguno de estos programas que anteceden a este estuvo cerca del despegue y sus etiquetas de precio eran desmedidos y los costos para su misión espacial mucho más elevados. Siendo altamente probable que ese mismo destino le espere al probablemente al Space Launch System. No responde la pregunta existencial general: ¿Por qué?

Reconducida la Misión del Sistema de Lanzamiento Espacial en Diciembre para dedicarse al regreso de los astronautas a la luna, esta nueva maniobra espacial de la NASA, es algo que en la actualidad seria de costos muy elevados y repetitivos, no obstante la historia no necesita finalizar ahí, y se repita que ocurrió con el programa espacial orbitando de nuevo a donde estaba antes.

Empresarios Especiales del Sector Privado logran ciertos éxitos, pese a los azotes del gobierno estadounidense en perjudicarlos

El principal empresario Elon Musk, cuya compañía SpaceX es conocida por un reciente vuelo demo que colocó un Tesla Roadster en el espacio.

Se conoce que tiene una familia de cohetes que podría disminuir el costo del lanzamiento de satélites y luego, o al menos eso dice Musk, continuar armando un implacable programa espacial humano. La idea no es del todo descabellada de hecho, pues es el autor de un caso muy convincente de que la NASA debería salir del negocio de los cohetes por completo [VIDEO] y dejar que el sector privado entre en acción.

Es indudable reconocer que hasta cierto nivel, la NASA ya está haciendo esto, reconocer su incapacidad de desarrollar un reemplazo de lanzadera antes de su retiro en 2011, la agencia ha estado subcontratando vuelos de carga a la Estación Espacial Internacional, pero tanto la NASA, la administración Trump y muchos en el Congreso todavía están interesados ​​en el Sistema de Lanzamiento Espacial, un gran cohete que solo la burocracia y el Gran Gobierno podrían amar.