Lil Miquela es una hermosa adolescente de California con cabello negro con un peinado vagamente oriental, ojos color avellana y mejillas salpicadas de pecas. Lil está de moda, le encanta tomar fotos de la comida que come. Le encanta tomar solo o en compañía de amigas y amigos. Use las redes sociales de una manera masiva y competente.

La primera diferencia de Lil que salta a los ojos de sus compañeros es que su perfil de Instagram [VIDEO] tiene casi 650 mil seguidores. El segundo es que Lil no existe. O mejor. Solo existe en la red, a pesar de que muchos de sus fanáticos están convencidos de que es una niña de carne y hueso.

Lil se ha convertido en una influencia importante capaz de indicar nuevas modas y cambiar el enfoque en marcas y productos

Lil, visto cómo sus seguidores, se ha convertido en un influyente, capaz de indicar nuevas modas, cambiar el enfoque en marcas y productos y ahora, en la ola de su popularidad, ha sido llamado para colaborar con marcas importantes como Prada y otros.

En parte, Lili se comporta como una niña normal y está muy involucrada en la vida social. En su perfil Instagram, [VIDEO] un enlace se refiere a una asociación humanitaria que se ocupa de la infancia y en algunos de sus puestos lucha contra el sexismo, el racismo y la violencia policial. En parte, Lil desempeña el papel de influencer que dispensa asesoría a cientos de miles de usuarios que siguen cuidadosamente la publicación de sus publicaciones y que se reflejan en lo que representa, un modelo perfecto para la generación hiperconectada de la generación del milenio.

Las imágenes de Lil no son completamente digitales, sino que están "contaminadas con la realidad"

Otro aspecto fascinante de Lil es que sus imágenes no son completamente digitales, sino que están "contaminadas con la realidad" y, a veces, se ven en compañía de artistas, como en el caso de Noah Gersh, ex guitarrista del grupo 'Portugal'.

The Man', que ella define como su compañero.

Este posicionamiento de Lil entre lo real y lo digital puede atraer al público que lo sigue, que con el paso del tiempo, o más bien, con la sucesión de publicaciones, tiende a humanizarlo cada vez más, dándole en cierto sentido cuerpo, y quién sabe, tarde o temprano, quien esté detrás de ella decide revelarse.

¿Pero quién está detrás de este fascinante y misterioso avatar? Un artista o un colectivo? ¿Tal vez una compañía? Nadie ha sido capaz de averiguarlo, lo que hace que el influencer digital sea aún más atractivo, no solo para sus seguidores en línea, sino también para los expertos en marketing digital.