El #Gears Pro Circuit se celebró del pasado 26 a 28 de enero. Este evento reunió a equipos de diferentes regiones del mundo en una competencia por un primer premio de 80.000 dólares.

El placer de volar a alguien en mil pedazos

La competencia en el Gears Pro Circuit demostró el alto nivel de complejidad que implica un juego como ‘Gears of War 4’. Debido al modo de juego, Escalation (el objetivo final aquí es controlar unos puntos específicos del mapa), las partidas eran impredecibles. Había rondas que podían durar una eternidad y otras que acababan en un parpadeo. Veías encuentros de 30 segundos y otros que en los que un equipo tomaba la ventaja y reclamaba la victoria de manera súbita.

También comprobó que en los estadios de este nivel el menor error no es perdonado. Una granada lanzada antes de tiempo o un movimiento en falso significaba darle a otra persona el placer de hacerte volar en mil pedazos.

Trash Talk: la estrategia más usada

Uno de los elementos que definieron este torneo fue el constante uso de trash talk. Para aquellos menos familiarizados con el término, se trata de insultar y alterar al oponente. Por ejemplo, era común escuchar un grito de los oponentes llamando a los otros ‘basura’, ‘noobs’ o ‘malos jugadores’. Se trataba de un intercambio pasional en el que el objetivo final era intimidar a los otros.

Llama la atención porque en otros eSports este comportamiento es prohibido. Sin embargo, en el Gears Pro Circuit está permitido bajo dos reglas: no comentarios homofóbicos o racistas.

Vídeos destacados del día

Y el resultado de estos gritos de guerra eran partidas entretenidas que ofrecían un buen espectáculo, incluso cuando la ronda había terminado.

Lo predecible de los eSports

Quizás uno de los aspectos más aburridos de este tipo de eventos es lo predecibles que se pueden volver. Cuando un eSport [VIDEO] está establecido y cuenta con cierta historia, hay unos países y jugadores que comienzan a convertirse en la cara del deporte. Estos es sobre todo visible en juegos de equipos, que reúnen los mejores de cada región.

El resultado de este ambiente es una suerte de monopolio sobre las victorias. Al final, solemos ver a los mismos cuatro o cinco equipos llegar siempre a las finales. Y también hay uno que se anticipa como el ganador del evento, incluso cuando no se ha realizado algún disparo. En el caso del Gears Pro Circuit, las predicciones eran que OpTic Gaming se llevaría la corona del evento, seguido por Ghost Gaming. Y como se había predicho, ambos equipos llegaron a la final, con OpTic sin perder una sola partida.

Esto no quiere decir que en los eSport no puedan existir los milagros. Pero lo cierto es que las victorias con frecuencia son definidas por una clara diferencia de habilidades, no por coincidencias. Y es que en torneos regionales la brecha entre equipos suele ser bastante significativa. Como resultado, las partidas muestran con claridad la ventaja de uno sobre otro. #competencias