Whatsapp, una o tal vez la única de las aplicaciones más utilizadas en los últimos años, sigue siendo objeto de debate, pero no solo por las numerosas actualizaciones. Según una disposición de la Comisión Europea, la aplicación debería estar prohibida para todos aquellos que aún no hayan cumplido los dieciséis años. Una restricción necesaria para salvaguardar y proteger los datos confidenciales de los usuarios, especialmente aquellos que resultan ser la parte "más débil" de la sociedad: los jóvenes. Por lo tanto, sería una precaución proteger a esas niñas y niños que, en lugar de proporcionar sus credenciales y datos a una o más agencias comerciales, deberían pensar en divertirse y deberían ser defendidos no solo por sus familias, sino por el propio estado.

Nuevas reglas

Una nueva regulación que podría entrar en vigor en las próximas semanas, pero que está limitada, al menos momentáneamente, a ser una simple indiscreción de WABetaInfo, que con un tweet en su perfil anuncia la probable maniobra de la empresa.

Política de la compañía

Esto es un cambio de rumbo, por lo tanto, un cambio en los Términos de Servicio de la aplicación, que impediría el uso del mismo, a todos aquellos que aún no hayan cumplido los dieciséis años de edad. Una restricción que debería evitar que las diversas compañías se apoderen de los datos confidenciales de la población "más débil" y en riesgo. Actualmente, la política de la compañía permite el uso de Whatsapp a todos aquellos que ya cumplieron 13 años, pero en unas pocas semanas, si las noticias se oficializarán, alcanzar esta edad no será suficiente.

Se habla de legislación contraria: por un lado, están las reglas para la protección de menores que prohíben el uso de ciertas aplicaciones y la difusión de datos confidenciales por debajo de los 20 años, mientras que las leyes italianas permite el uso de la aplicación también a aquellos que tienen 16 años de edad.

Sin embargo, esta es una disposición que, desafortunadamente, no impedirá que los niños usen la aplicación y los teléfonos inteligentes, ya que es suficiente con tener una tarjeta SIM funcional, para tener acceso a casi todas las aplicaciones, a menos que sean los propios padres o los tutores para poner en práctica ciertas regulaciones para limitar el uso de la tecnología para niños.

Esto esta bien, ya que los menores de edad no tienen la necesidad de arriesgarse a que sus datos personales circulen en las redes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!