En vista de los recientes escándalos en las distintas redes sociales que han arropado a todo el mundo, WhatsApp ha decidido aplicar el dicho ‘es mejor prevenir que lamentar’ debido a que se ha dispuesto a modificar sus políticas de uso, con el fin de evitar procesos ilícitos y problemas legales. Todo esto es a razón de la próxima implementación de la legislación de la Unión Europea sobre el uso y protección de datos.

¿Qué obliga a las redes sociales a aplicar este cambio?

Dicha legislación tiene como objetivo expandir las sanciones y aumentar la severidad de estas bajo la irresponsabilidad de uso incorrecto de datos por partes de las empresas. Dicha regulación entrará en vigencia a partir del 25 de mayo de este año.

De entre las tantas normativas de la legislación en cuestión, se ha destacado que las empresas subsidiarias de datos de las redes sociales exijan un mínimo de 16 años a los usuarios.

Es de suponerse que muchas otras redes sociales y aplicaciones de mensajerías como Facebook, Twitter, Telegram, Snapchat, Instagram [VIDEO] entre otras, también aplicarán dicha regla para evitar confrontaciones legales. Es normal que esto ocurra luego de los escándalos relacionados con Facebook, y por supuesto, luego de las declaraciones de Mark Zuckerberg sobre las políticas de privacidad de su plataforma.

¿Qué tiene pensado hacer Whatsapp?

La plataforma de mensajería, tiene un requerimiento mínimo en el que sus usuarios deben cumplir al menos 13 años de edad para la utilización del servicio. Sabiendo que Whatsapp tuvo el año pasado más de 1,200 millones de usuarios, se espera que los servicios sean menos utilizados para lo que resta del año.

Existe la posibilidad de que esto no suceda, debido a las distintas formas de burlar este requerimiento y el uso de distintas herramientas para poder entrar a la aplicación sin ninguna restricción.

Whatsapp [VIDEO] ha expresado que en el caso de que el país del usuario dicte unas políticas de uso mayores a lo mínimo establecido, es posible que deban utilizarse los permisos de los padres o tutores legales para el acceso a la aplicación. Dicho reglamento tiene como objetivo reducir los riesgos digitales y las distintas formas de peligro que existen a través de la aplicación, como lo son la extorsión, el engaño y/o el ciberacoso.

Todo esto está pensado debido a que el aumento de los usuarios menores al próximo requerimiento mínimo ha crecido considerablemente durante los últimos años, debido a la facilidad al acceso a tecnologías de la información que son brindadas por los padres.