La manía de renovar los teléfonos celulares, la tv y el equipo de sonido trae consigo un a elevada producción de desperdicios electrónicos en las que pocas veces se piensa. La Tecnología ha sin duda mejorado la vida de las personas. Muchos han aumentado la producción y calidad del propio trabajo gracias a ella. Pero ¿qué ocurre con los equipos viejos una vez que son sustituidos por nuevos modelos, más rápidos y sofisticados?

Se convierten en una basura difícil de reciclar. México es el tercer país que produce la mayor cantidad de basura electrónica. Según el reporte de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, los mexicanos desechan una tonelada métrica de material electrónico, mientras en Estados Unidos se producen más de seis toneladas métricas y en Brasil 1,5.

Estos materiales que se alimentan de energía o con pilas tienen un alto nivel de contaminación. Además, para deshacerse de ellos hace falta seguir un protocolo particular de seguridad que muchas veces no es respetado. Los mexicanos reciclan sólo el 36 por ciento de la basura electrónica que producen. De acuerdo a la organización Greenpeace, los teléfonos celulares tienen sustancias tóxicas como el mercurio y el cadmio que se vuelven muy peligrosos una vez lanzados al medio ambiente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!