Al abordar las crecientes preocupaciones sobre privacidad y seguridad de datos en las redes sociales, investigadores liderados por uno de origen Méxicano, diseñaron un nuevo algoritmo basado en inteligencia artificial (AI) que protege la privacidad de los usuarios al desbaratar dinámicamente las herramientas de reconocimiento facial identificadas en fotos.

Detalles

"La IA disruptiva puede 'atacar' lo que busca la red neuronal para la detección de rostros", dijo el autor principal Avishek Bose, estudiante graduado de la Universidad de Toronto en Canadá.

"Si la IA de detección busca la esquina de los ojos, por ejemplo, ajusta la esquina de los ojos para que se noten menos. Crea perturbaciones muy sutiles en la foto, pero para el detector son lo suficientemente importantes como para engañar al sistema ", agregó.

Mas sobre los avances

El nuevo sistema aprovecha una técnica de aprendizaje profundo llamada entrenamiento adversarial, que enfrenta a dos algoritmos de IA entre sí.

El equipo diseñó un conjunto de dos redes neuronales: la primera trabajando para identificar rostros, y la segunda trabajando para interrumpir la tarea de reconocimiento facial de la primera. Los dos están constantemente batallando y aprendiendo el uno del otro, estableciendo una carrera de armamentos de inteligencia artificial en curso.

El resultado es un filtro de Instagram que se puede aplicar a las fotos para proteger la privacidad.

Su algoritmo altera píxeles muy específicos en la imagen, realizando cambios que son casi imperceptibles para el ojo humano.

"La privacidad personal es un problema real a medida que el reconocimiento facial se vuelve cada vez mejor. Esta es una de las formas en que los sistemas beneficiosos de reconocimiento facial pueden combatir esa capacidad", dijo Parham Aarabi, profesor de la Universidad.

Aarabi y Bose probaron su sistema en el conjunto de datos faciales de 300 W, un conjunto estándar de la industria de más de 600 caras que incluye una amplia gama de etnias, condiciones de iluminación y entornos.

Demostraron que su sistema podría reducir la proporción de rostros detectables originalmente desde casi el 100 por ciento hasta el 0,5 por ciento.

Los hallazgos se presentarán en el Taller Internacional IEEE de 2018 sobre Procesamiento de Señales Multimedia en Vancouver.

Además, la nueva tecnología también interrumpe la búsqueda basada en imágenes, la identificación de características, la estimación de emociones y etnicidad, y todos los demás atributos basados ​​en la cara que podrían extraerse automáticamente.

El equipo ahora espera poner el filtro de privacidad a disposición del público, ya sea a través de una aplicación o un sitio web.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más