En los últimos años, diversas empresas han presentado proyectos de autos voladores, persiguiendo el sueño colectivo vendido en películas de culto como “Volver al Futuro” o “BladeRunner”; sin embargo, ninguna empresa había logrado pasar a la fase de desarrollo de dicho proyecto. Desde su presentación hace unos días en el Salón de Ginebra, el primer coche volador es una realidad ofrecida a los clientes del concesionario Marbella Supergarage, junto a otros autos de lujo exhibidos, aunque la entrega de llaves se realizará en 2020.

Toda la información al respecto

PAL-V Liberty Pioneer Edition, es la versión de lanzamiento del primer coche volador certificado para su comercialización. La empresa holandesa creadora del vehículo futurista (PAL-V International B.V) asegura que cumple con los estándares europeos y estadounidenses para aviación y automovilismo. Puede transportar a dos pasajeros en modo tándem, y cuenta con tres motores, dos para pilotaje que entregan una potencia de 200 CV y permiten alcanzar una velocidad de vuelo hasta de 180 km/h, y uno para transitar en carreteras que entrega 100 CV ascendiendo hasta una rapidez de 100 km/h en el asfalto.

El vehículo cuenta con una hélice que se oculta en el modo conducción y se despliega automáticamente para pasar al modo vuelo, tarea que se toma entre 5 y 10 minutos.

Su tanque de combustible de 100 litros le permite un alcance de 1.300 km por asfalto y de 500 km por aire; ascendiendo hasta 3.500 metros de altura, la carrera de despegue se queda entre 90 y 200 metros, y la de aterrizaje en solo 30 metros, por lo que no despegará ni aterrizará libremente en praderas, sino en helipuertos y aeródromos. Por su parte, la velocidad de pérdida es de 50 km/h. De momento se han fabricado únicamente 90 como este, y se le unirá más adelante la versión Standard Sport.

Los requisitos para adquirirlo

La Pioneer Edition tiene un costo de 500.000 euros, mientras que la Standard Sport costará 320.000 euros, aproximadamente; lo cual según afirma Marco van den Bosch, desarrollador internacional de PAL-V, “es mucho dinero, pero no tanto teniendo en cuenta que puede volar”.

Más allá de pagar el precio del vehículo, el conductor del futuro deberá contar con una licencia de piloto privado de avión, además del carné de conducir de tipo B, lo que implica aprobar un examen teórico, ejecutar un mínimo de horas prácticas, tener conocimientos de navegación, instrumentación, aerodinámica y rendimiento del giroplano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más