Publicidad
Publicidad

Luego de presentar los últimos modelos de iPhone en septiembre, Apple anunció un nuevo evento en el que se espera den a conocer los nuevos iPad y MacBook. Como siempre, hay un gran hermetismo en torno a este keynote, sin embargo, hay algo que podemos esperar y es el incremento de los precios de los productos. En el último tiempo la compañía demostró que esta es una tendencia que se mantendrá. Sus productos, cada vez más sofisticados, se volverán a su vez, más costosos.

El keynote de septiembre, en el que Apple presentó sus iPhone, tomó por sorpresa a muchos y en especial a los consumidores.

No por los nuevos modelos, ni por sus innovadoras funciones [VIDEO], sino por su altísimo costo. Con el iPhone como protagonista de la jornada, sin dudas, la novedad fue la introducción de la línea de smartphones más cara que la empresa haya jamás anunciado.

Advertisement

Con precios que llegan hasta los 1.659 euros, la compañía superó una nueva frontera, tras haberse convertido en la primera empresa pública estadounidense en alcanzar la marca de un billón de dólares en valor. Un logro que, según los especialistas, mucho tiene que ver con el creciente aumento del valor de los iPhone. Cabe recordar que el año pasado, se presentó el iPhone X, que se convirtió en el primero en superar la barrera de los 1.000 euros.

Las nuevas condiciones de su póliza de seguro

A pesar de las características innovadoras de los nuevos iPhone, la realidad es que los mismos se han convertido en productos valiosos y Apple lo sabe bien. Es por eso que, en paralelo a la presentación de sus nuevos dispositivos, la compañía anunció también las nuevas condiciones de su póliza de seguro, AppleCare+.

Advertisement
Vídeos destacados del día

La novedad en este caso tiene que ver con la extensión de la cobertura que ahora contempla también el robo o la pérdida del dispositivo. Aunque por supuesto, la mejora viene acompañada de un incremento del costo del servicio. Lo que resulta una desventaja para la empresa, considerando que durante los años en los que Apple no brindaba este servicio, otras aseguradoras tomaron la posta y desarrollaron pólizas más completas.

Ese lugar vacío que dejó Apple durante tiempo, lo empezaron a llenar otras empresas como, por ejemplo, la Sociedad Francesa de Seguros Multirriesgo (SFAM). Esta aseguradora francesa se reinventó con la aparición de las nuevas tecnologías y comenzó a ofrecer soluciones adaptadas a las nuevas necesidades de los consumidores. De esta manera, SFAM desarrolló contratos de seguros y servicios adicionales sobre teléfonos móviles y otros dispositivos multimedia. Gracias a ello, SFAM logró expandir sus operaciones más allá del mercado francés, instalándose en Bélgica, España y Suiza y alcanzar un crecimiento de 2.500% en los últimos cinco años.

El éxito de este tipo de empresas tiene que ver principalmente con la necesidad de los usuarios de proteger sus teléfonos inteligentes, que cada vez se vuelven más valiosos.

La decisión de Apple de enfocarse más en sus servicios de seguros tiene que ver con una tendencia creciente frente al alto costo de los dispositivos. Cada vez más consumidores optan por proteger sus teléfonos, anticipándose a una eventual pérdida o accidente. Los altos costos de las reparaciones ofrecidas por las marcas como Apple también llevan a los usuarios a considerar estas alternativas.

Apple no tiene planeado disminuir sus precios

Mientras los consumidores se plantean cómo hacer para afrontar los altos costos, Apple deja entrever que no tiene planeado disminuir los precios de sus dispositivos. De hecho, antes de celebrarse la keynote de este año, la empresa había dado indicios de que los nuevos iPhone serían más caros, luego de que se hiciera pública la disputa entre la compañía y el gobierno de Donald Trump. Antes de que se llevara a cabo el evento, la empresa le envió una carta al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, expresando su preocupación por las tarifas impuestas por el presidente estadounidense a China. Según la compañía, los aranceles impuestos, hacen que se incremente el costo de sus operaciones.

El reclamo de Apple fue atendido personalmente por Trump, quien utilizó Twitter, su canal de preferencia, para hacer frente a las acusaciones. De este modo, sin negar que su política afecta al precio de los productos la compañía, aseguró que existe una solución. La alternativa, según el mandatario estadounidense, es que la empresa comience a producir sus dispositivos en Estados Unidos. Sin embargo, esta opción fue desestimada por el Bank of America Merrill Lynch, que aseguró que el precio del iPhone podría aumentar hasta en un 20% si la empresa decidiera ensamblar sus productos localmente. A pesar del temor que manifestó Apple por los aranceles, finalmente el gobierno de Trump decidió excluir ciertos productos de alta Tecnología, de la ronda de aranceles que aplicó a las importaciones provenientes de China. Si bien por ahora Apple logró esquivar la medida, los especialistas consideran que se trata solamente de un alivio temporario y que las condiciones podrían cambiar dentro de poco tiempo. Aunque esta situación no es la única preocupación que tiene Apple.

La realidad es que las ventas del iPhone retrocedieron entre abril y junio de este año. Sin embargo, gracias a los altos precios de estos, el golpe no fue tan duro y la empresa logró aumentar su facturación de smartphones. La actualidad del sector de teléfonos inteligentes tampoco es muy alentadora. El crecimiento de este se ha desacelerado y el mercado está cada vez más saturado. Frente a esta situación, Apple encontró en los altos precios, una solución. Y la estrategia parece estar funcionando, ya que las acciones de la empresa subieron más de un 30% este año.

Lo cierto es que, por el momento, Apple no considera bajar el precio de sus productos. Incluso Tim Cook, actual director ejecutivo de la empresa, aseguró que siempre hay un segmento de personas dispuestas a pagar por la innovación y por el valor que aportan los nuevos smartphones de la compañía. Las palabras de Cook reflejan la postura de la empresa que no dudó en aumentar el valor de sus teléfonos, aún sabiendo que no todos los consumidores están dispuestos a pagar ese monto. Mientras tanto, los resultados de la empresa demuestran que la estrategia está surtiendo efecto. Aunque habrá que seguir de cerca el caso, para ver cómo reaccionan los consumidores.