El auge de la Tecnología sigue impactando al comercio en todo el mundo y le ha restado potencial a las ventas en los comercios, en vista de la rapidez del proceso de venta y de la entrega de mercancías a los clientes; además de ofrecer la oportunidad de “ir de compras” desde casa o la oficina, solo con el uso de un computador o celular inteligente y conexión a internet.

Básicamente estos marcados crecimientos se evidenciaron el año pasado en las naciones industrializadas, donde predomina una alta producción de bienes y servicios, junto a una buena estructura de empleos, que le permite a los trabajadores devengar salarios competitivos y mantener un óptimo poder adquisitivo.

La compra online de un boleto aéreo, ropas, calzados, juguetes, libros, perfumes, artículos para el hogar, medicinas y hacer el mercado por internet se ha convertido en una moda para muchos, que evitan las largas colas y filas en las cajas de los supermercados o hipermercados. El ecomerce permite a las amas de casa abastecerse de la comida semanalmente sin necesidad de ir al supermercado, lo cual también es favorable en cuando al ahorro del tiempo.

Algunas desventajas de comprar mercancías online

Pero esta moda, puede tener sus desventajas. Observar una foto del producto online y darle click al carrito de compras de estos portales puede llegar a ser una práctica engañosa para los compradores, porque especialmente en cuanto al tamaño de un producto, la fragancia de un perfume, colonia, loción o jabón de baño. Adicionalmente, no siempre la descripción del producto coincide con la realidad y los consumidores pueden llegar a sentirse estafados.

En cuanto a la ropa ocurre lo mismo, pueden aparecer en los portales de comercio electrónico miles de prendas de vestir, pero si el consumidor no se mide la ropa antes de comprarla por internet, existe la posibilidad de que la talla no sea la adecuada y la prenda de vestir o resulta muy pequeña o muchas veces demasiado grande.

Ni hablar de comprar zapatos por internet. Aquí las dificultades no se refieren a la calidad, la marca o los colores, sino a la talla adecuada para cada persona, por lo general, se termina comprando una talla que no se ajusta al tamaño del pie, básicamente porque los sistemas de medición de los calzados son diferentes en cada país y al ser plataformas con mercancías de distintas partes del mundo, resulta una especie de “lotería” adquirir el número de calzado adecuado.

Las compras y ventas online siguen creciendo

Pese a todos estos inconvenientes, muchas personas cada día adoptan la modalidad del ecomerce como la menor manera de adquirir los bienes y servicios que necesitan para la satisfacción de sus necesidades. Apoyados en una buena tarjeta de crédito, las ventas online siguen creciendo en muchos países como la espuma, lo que a su vez favorece los beneficios de económicos de los creadores informáticos de estos portales, como Jeff Bezos, Jac Ma y Pierre Omidyar, quienes actualmente lideran los ranking de las personas más adineradas del mundo, según Bloomberg y la revista Forbes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!