Existen diferentes procesos, por los cuales pasa la cadena de valor, éstos van desde la producción, la comercialización, hasta el consumo final del café. Bajo todas las evidencias, son procesos completamente desarticulados entre sí, ya que obedecen a velocidades, costos, precios y utilidades diferentes con un mismo producto: el café.

Como todas las comoditties, el precio del café es altamente volátil por muchas razones, entre ellas están los cambios en la reducción de su demanda, debido a la entrada de diferentes empresas especialistas en la elaboración de café como: Starbucks, Cielito Querido Café, entre otras.

También interfieren el cambio climático y el papel especulativo, que juegan intermediarios en el establecimiento de los precios, ya que acumulan la producción y - por ende - aumentan los costos, al colocar este producto en el mercado.

Actualmente, México es uno de los 10 principales productores de café en el mundo, siendo el estado de Chiapas el que más aporta a esta producción, posteriormente le siguen Oaxaca, Veracruz y Puebla. De esta forma, existen 504 mil productores que cultivan café, originando que el valor de la exportación sea de 900 mdd y el mercado interno de 1,600 mdd, aproximadamente.

En México existen dos tipos básicos de granos de café como son: el arábiga y el robusta, el primero tiene un sabor suave y el segundo es áspero, pero es resistente a las plagas en comparación con el primero.

La producción

La importancia del valor de la producción del café equivale a 4.3% del valor al PIB; según información del Sistema del Producto del Café, la cual consiste en sembrar y cosechar dicho producto, hasta dejarlo listo para el comercializador, los cuales tienen dos destinos: para exportación y para la comercialización nacional.

Cabe señalar que, el 80% de la producción es para la exportación y el restante es para consumo interno.

La producción total en México es de 4.2 millones de sacos (60 kg), de donde la exportación del café equivale a 3 millones 374 mil aproximadamente, con un valor en el mercado de 684,575.46 miles de dólares y el resto 826 mil sacos son para consumo interno. Entre sus principales productores de café se encuentran los estados de Chiapas con 1,675,115; Veracruz con 1,029,374; Oaxaca con 481,548; Puebla con 307,731 sacos de café, entre otros con menor participación.

Es decir, entre el estado de Chiapas y Veracruz tienen el 70% de la producción total nacional.

Comercialización y consumo final

Con respecto a la comercialización, este producto tiene diferentes presentaciones como son:

  • Café soluble: Representa el 70% del mercado del café. El consumo de este producto se da principalmente en centros educativos. Su principal proveedor es Nestlé con su marca Nescafé, le sigue Los Portales y por último se encuentra la empresa Sabormex con sus marcas El Oro y Café Legal; sin embargo, las empresas Femsa y Alsea intentan integrarse con el lanzamiento de su marca Andati soluble, conocido por su venta en Oxxo.
  • Café molido: Representa el 20% con respecto al mercado del café, en donde las oficinas del sector público y sector privado son los principales clientes de este tipo de café.
  • Café tostado: 10% del mercado del café, los hoteles son el principal consumidor, con una prospectiva a la alza.

La introducción al mercado de nuevas formas de consumir café ha provocado un cambio en las costumbres de los mexicanos, pues se han sumado nuevos consumidores, como los jóvenes, por lo que el consumo de café brinda cierto estatus, y como consecuencia atrae a las clases media y alta.

El éxito de estas cafeterías, se debe a que se ha puesto énfasis en el mercado, que representan aquellos consumidores aspiracionales.

Entre los competidores se encuentran: Starbucks, The Italian Coffe Company, The Coffe Factory, Café Punta del Cielo, Café la Finca, La Selva Café y Coffe House.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!