El día 8 de Diciembre de 1994, se dice que fue cuando se dejó de tener contacto con el científico mexicano Jacobo Grinberg- Zylberbaum, justo unos días antes de su cumpleaños, a la edad e 46 años. Aparentemente no había motivo alguno para que desaparecer de aquella manera, tenía ya programado un viaje a Nepal en un par de semanas, además de estar a cargo del Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia, era un afamado investigador de la #UNAM, por el cual muchos estudiantes competían para realizar sus prácticas en su laboratorio, en la Facultada de Psicología.

Se especula de su segunda esposa Teresa Mendoza Lopez de 38 años, comenzó a excusar a Grinberg de su ausencia, argumentando que se encontraba de viaje en Campeche.

Además, de quien se dice que se le vió en su casa en Morelos, recogiendo algunas pertenencias acompañada de una mujer rubia, para luego desaparecer, hasta ser localizada hasta mayo de 1995 en casa de un familiar al sur de Tijuana, para luego desaparecer por completo.

Orígenes familiares de Grinberg

Jacobo, de ascendencia judía, nació en la ciudad de México y vivió su infancia en la Colonia Condesa. Su madre Estusha nació en Polonia en la ciudad de Lublin, su padre Abraham, provenía de la aldea polaca de Sokolov. Abraham era hijo de un pudiente comerciante de pieles, ya que por esos lugares alcanzaban temperaturas de hasta 40 grados bajo cero, además su padre era considerado un erudito del Talmud y de la Torá. En 1927 convencido del antisemitismo que iba en aumento en Europa emigra a América.

Desembarcó en Veracruz, su apellido original: Warshavsky no fue para nada comprendido por las autoridades de inmigración mexicanas y le exigieron que se cambiara a uno más compresible, el resultado fue: Grinberg.

Una vez instalado en el país, manda traer a su esposa y a sus hijos, incluidos Abraham y convencieron a la familia de Estusha de migrar también a México.

En realidad Estusha y Abraham, padres de Jacobo, eran primos hermanos y aunque pareció extraño para la familia, al final aceptaron el amor de ambos y se casaron. Cuando tenían ya 3 hijos, le detectaron un tumor cerebral a Estusha, Jacobo tenía sólo 10 años y estuvo muy al pendiente del cuidado de su madre, sin embargo menciona haber sentido nulo sentimiento hacia lo que parecía ser su madre, pues después de haberle quitado el tuyo, ella ya no actuaba de igual manera que antes y a él le apenaba los cuidados que requería. Finalmente murió 2 años después, relata el mismo Grinberg: "Cada día que pasaba se ponía peor, hasta que la llevaron a vivir a casa de mis abuelos maternos...Una mañana trajeron una ambulancia y se la llevaron, tapándole la cabeza con una sábana... No la volví a ver."

Este acontecimiento fue de suma importancia para decidir el camino que llevaría a Grinberg en su ruta profesional y los estudios que realizaría.

El encuentro consigo mismo

Entra a la carrera de psicología en la Universidad Autónoma de México y se casa con Lizette, una chica originaria de Guadalajara que conoció cuando realizó el kibutz en Israel. Y al poco tiempo nace su única hija: Estusha. Grinberg comenzó a trabajar en varias escuelas, entre ellas en la Universidad Anahuac, donde tenía un laboratorio, en el cual pasaba gran parte de su tiempo. Y Lizette, quién también había estudiado psicología, decide acompañarlo. Sin embargo, comenzaron a haber problemas entre ambos. Jacobo confiesa sentirse atraído por otras mujeres y comienza un amorío con una de las mejores de amigas de Lizette, Lanel.

Finalmente Lisette y Jacobo se separan y él se va a vivir a casa de un amigo. A partir comienza a sentir al necesidad de buscarse a sí mismo. Comenzó experimentando con hongos gracias a un viaje donde conoció a María Sabina. Empezó a experimentar sensaciones e imágenes interiores, veía con sus ojos cerrados imágenes del universo. Se adentró después en la meditación [VIDEO], probó el LSD, el peyote. Se instaló en Tepoztlán y en aquel pueblo mágico conoció a personas extranjeras, que lo adentraron al esoterismo y Ovnis.

En una ocasión se aparecieron un hombre y una mujer de Estados Unidos, iban en busca de un experto en ovnis, había recorrido Canada y California. Llegaron a la casa de Grinberg, recomendados por la Universidad. Decían tener contacto con un ser de Júpiter y recibieron la señal de ir a determinada hora al bosque y comprobaron haber presenciado unas luces en el cielo.

Continuará...