Miles de familias mexicanas siguen viviendo severas condiciones de pobreza en México, especialmente aquellas que residen en áreas rurales, quienes en el 2019 perdieron todo, debido a las intensas lluvias que destrozaron numerosos caseríos, carreteras, escuelas, comercios y sistemas de alumbrado eléctrico que agravaron las precarias situaciones de subsistencia de los trabajadores agrícolas en comunidades como Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

A pesar de los programas de Bienestar anunciados este año por el presidente AMLO, los mexicanos se mantienen en la incertidumbre en torno a la efectividad de estas iniciativas gubernamentales, las cuales deberían extenderse a todos los sectores necesitados, que padecen los efectos de pérdida de los cultivos y sembradíos en sus comunidades, entre otras debilidades como la inseguridad, que este año se incrementó a niveles históricos en México.

52,4 millones de mexicanos viven en pobreza

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval, arrojó este año cifras alarmantes sobre la evolución de la pobreza en México. Los indicadores van en aumento, tras elevarse de 49,5 millones de personas en pobreza, a 52,4 millones, entre los años 2008 y 2018; lo que demanda políticas más efectivas para combatir este flagelo social.

La pobreza extrema registró niveles un poco más alentadores, en este sentido, la Coneval reportó que la población afectada por este flagelo pasó de 44,4% a 41,9%, entre los años 2008 y 2018; lo que representa un ligero retroceso, no obstante, es necesario más programas tendientes a favorecer a los estratos sociales bajos.

Durante el actual sexenio se espera que estos niveles reflejen cierta mejoría, en virtud de algunos planes anunciados por AMLO, como el aumento del salario mínimo que hace muchos años no se actualizaba; además de otros proyectos de inversión que comenzarán a ejecutarse en este Gobierno, como el Tren Maya y los proyectos de infraestructura en el área hotelera, con la consecuente generación de nuevos empleos.

Debilidades en la seguridad social de los mexicanos

La Coneval también informó sobre la necesidad de desarrollar políticas públicas más eficientes, especialmente dirigidas a atender las carencias sociales, particularmente en cuando al ingreso familiar; además de aumentar la cobertura de la seguridad social. Según el organismo, estos son los dos retos más significativos, que deberá enfrentar el Gobierno de López Obrador.

Por otra parte, el sector indígena de México sigue demandando atención, debido a que enfrentan serias desigualdades sociales, especialmente en relación a las mujeres aborígenes que habitan en poblados rurales del país.

Los próximos cinco años de Gobierno serán decisivos, pese a los numerosos programas sociales, en muchas familias reina la incertidumbre. Muchos enfrentaron este año más debilidades, como resultado de los efectos nocivos que produjeron las lluvias y que dejaron a muchas familias sin viviendas, lo que representa nuevos desafíos para el actual Gobierno mexicano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!