Hay muchos reclamos contradictorios cuando se trata de aceites de cocina. Algunos aceites de cocina son mejores a ciertas temperaturas, mientras que otros son mejores con tipos específicos de alimentos. Sin embargo, lo que despierta la mayor controversia en la sartén es la cuestión de qué aceites de cocina son saludables y cuáles no. Es hora de que simplifiquemos. Los aceites vegetales son una forma óptima de evitar las grasas trans no saludables en comparación con la manteca, la mantequilla y las grasas de origen animal.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

En el espíritu de separar las ovejas de las cabras, la siguiente lista destaca qué aceites de cocina usar y cuáles evitar, enumerados de mejor a peor:

Aceite de coco

El aceite de coco [VIDEO] encabeza la lista de los mejores aceites de cocina.

El aceite de coco tiene una combinación única de ácidos grasos y potentes propiedades medicinales. Aproximadamente el 92 por ciento del contenido de grasa en el aceite de coco es grasa saturada. Está hecho de ácidos grasos de cadena media (MCFA), que se metabolizan de forma diferente a los ácidos grasos de cadena larga (LCFA) que se encuentran en las hamburguesas y los filetes. Los MCFA ayudan a la digestión, aumentan la energía y ayudan a quemar grasa.

El aceite de coco también es apetecible y, a menudo, se consume crudo a cucharadas. El ácido láurico en el aceite de coco mata a las bacterias, virus y hongos que pueden causar infecciones. También se ha demostrado que el aceite de coco reduce las convulsiones, reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y efectivamente hidrata la piel. Entre todos los aceites enumerados aquí, el aceite de coco es el rey.

Aceite de aguacate

El aceite de aguacate se extrae de la piel de la fruta, en lugar de la semilla, otorgándole muchos de los beneficios para la Salud asociados con los aguacates. Este aceite está repleto de antioxidantes y ácidos grasos omega-3. Además, el aceite de aguacate tiene altas cantidades de beta-sitosterol, un tipo de colesterol que nuestro cuerpo usa para transformar la grasa inútil en grasa útil. El aceite de aguacate también puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón, mejorar la digestión y fortalecer la piel. También tiene un punto de humo de 500 grados, por lo que es ideal para saltear, freír y hornear.

Aceite de nueces de macadamia

Venerado por muchos como la nuez más fina del mundo, no debería sorprender que el aceite de nuez de macadamia haya figurado en la lista. Este aceite dulce y mantecoso está cargado con grasas monoinsaturadas saludables para el corazón. Lo más importante es que el aceite de nuez de macadamia tiene un raro equilibrio de ácidos grasos omega-3 y omega-6.

La mayoría de los alimentos contienen muchos más ácidos amino-6 que los ácidos amino-3, que pueden ser una fuente de inflamación crónica y otras enfermedades. Este equilibrio hace que el aceite de nuez de macadamia sea uno de los aceites más saludables del mercado.

Aceite de maiz

El maíz se encuentra en casi todos los alimentos procesados, entonces, ¿por qué usarlo en el aceite de cocina? Mientras que el aceite de maíz contiene grasas poliinsaturadas, también contiene grasas trans y tiene muchas calorías. Solo una cucharada de aceite de maíz absorbe el 30 por ciento de su ingesta diaria de grasa. Además, la mayoría del aceite de maíz proviene de maíz modificado genéticamente que es resistente a herbicidas y pesticidas. La investigación sugiere que el maíz modificado genéticamente puede ser tóxico para los órganos vitales, como el hígado, los riñones, el bazo y el corazón.

Aceite de soja

El aceite de soja [VIDEO] es el aceite vegetal más común. El aceite de soja modificado genéticamente se introdujo en el suministro de alimentos bajo el pretexto de que es más saludable que el aceite de soja convencional. La evidencia científica, sin embargo, sugiere lo contrario. Científicos de UC Rivers descubrieron que reemplazar las grasas saturadas del aceite de coco con grasas insaturadas del aceite de soja causan aumento de peso, diabetes e hígado graso en ratones. Estos efectos nocivos para la salud no son sorprendentes, ya que la mayoría de la soja cultivada está contaminada por herbicidas.

Aceite de algodón

La mayoría de los alimentos fritos se empapan en aceite de semilla de algodón. El aceite de semilla de algodón dice que tiene "grasas cero trans", pero no se deje engañar. Este aceite contiene altas cantidades de grasas trans y está mezclado con un cóctel de pesticidas; por lo tanto, puede ser un factor de riesgo para el cáncer y la enfermedad cardíaca. Además, el aceite de semilla de algodón a menudo tiene una vida útil de uno o dos años, lo que significa que contiene conservantes dañinos que causan cáncer en las células humanas. Palabra al sabio: No te atrapen con aceite de semilla de algodón.

Margarina

La margarina se usa comúnmente como un sustituto de la mantequilla, pero de ninguna manera la hace saludable. Incapaz de igualar el sabor de la mantequilla orgánica, la margarina tiene una gran cantidad de componentes insalubres, que incluyen radicales libres, vitaminas sintéticas, lejía y sabores artificiales. Además, muchas marcas de margarina contienen altas cantidades de grasas trans, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas.

Aceite de canola

Último y ciertamente menos es aceite de canola. El aceite de canola está ligado a una miríada de problemas de salud, especialmente su versión genéticamente modificada. El aceite de canola se deriva del aceite de colza, que es tóxico tanto para humanos como para animales. Hexano, un químico inflamable hecho de petróleo crudo, se utiliza en el procesamiento del aceite. Durante el proceso de desodorización, los ácidos grasos omega-3 se convierten en grasas trans no saludables. El resultado final es una receta para el cáncer, la enfermedad cardíaca, la dificultad respiratoria, la insuficiencia renal y la ceguera. Si quieres acortar tu vida, prueba el aceite de canola.

Existe una gran cantidad de aceites de cocina para que usted elija, algunos de los cuales son saludables y otros son tóxicos. Puede usar esta lista para eliminar el mal olor de los aceites de cocina defectuosos a fin de elegir uno que no solo sea bueno para sus papilas gustativas, sino también para su salud.

Aceite de cacahuates

Está hecho con este fruto, pelado y es muy común en Asia para hacer los platillos típicos. También es tradicional en la gastronomía del sur de Estados Unidos. Tiene un ligero sabor a nuez y sirve para hornear, para saltear, para asar y para usar en la freidora. Puedes disfrutar de mantequilla de cacahuate casera mezclando una taza del fruto pelado y dos cucharadas de aceite.

Aceite de ajonjolí

El aceite de ajonjolí es muy rico en fosfolípidos y en lecitina, que son indispensables para mantener una buena salud cerebral, al ayudar a mejorar tanto la memoria como el pensamiento.

De hecho, muchos estudiosos afirman que el cerebro de una persona sana posee entre un 20 a un 25% de fosfolípidos, mientras que el de una persona con alguna enfermedad mental apenas ronda el 10%.

Aceite de girasol

Aporta vitamina E y grasas poliinsaturadas, se puede utilizar en todo tipo de platillos y preparaciones o cocciones y además, es de los más populares y asequibles del mercado, por ello se usa tanto para freír como para aliñar salsas o ensaladas. No es recomendable reutilizarlo una vez que se haya calentado porque puede emitir sustancias tóxicas.