El sexo involucra al reino animal y vegetal, en el cual está incluida la especie humana. La sexualidad es la cualidad de los elementos reproductores femeninos o masculinos, sin embargo, ¿cuándo empieza la sexualidad? Según los aportes de los psicoanalistas, la sexualidad comienza en la infancia, pero estadísticamente se inicia en la pubertad.

La existencia de la sexualidad en el cuerpo humano es la razón por la cual el hombre ha logrado reproducirse desde la antigüedad, de lo contrario la especie humana se hubiera extinguido hace muchos siglos atrás. Si la sexualidad comienza en la etapa de la pubertad, es necesario tener en cuenta que este es el momento de la adolescencia en que el cuerpo comienza su desarrollo sexual: crecimiento del vello púbico, desarrollo de caderas y senos en las niñas, voz grave y barba en los varones.

En el cuerpo nace la sexualidad, variando el tiempo según los patrones propios de cada adolescente.

En la pubertad ocurre el aumento de las hormonas, en la mujer aumentan los niveles de progesterona y estrógenos, mientras en el varón se eleva la testosterona, que además inducen la producción y maduración de óvulos o de espermatozoides. Estos cambios en el organismo humano que suceden en la pubertad hacen de la adolescencia un ‘período difícil’ que requiere de muchas orientaciones familiares y, en algunos casos, psicológicas.

Los cambios propios de la edad

A la primera menstruación se le conoce con el nombre de menarquia, después de este primer período del ciclo femenino, un óvulo madura cada 28 días y se desprende del ovario. A este proceso se le denomina ovulación y sucede a los 14 días del primer día de la menstruación.

El óvulo cae por la Trompa de Falopio y allí, si encuentra un espermatozoide, se produce la fertilización. El óvulo fecundado se desprende hasta el útero y se fija en su capa interna (nidación en el endometrio) donde durante nueve meses se transformará en un bebé. Si el óvulo no es fertilizado, el útero ‘elimina’ su capa interna y comienza la menstruación.

Por su parte, en el varón igualmente ocurren cambios significativos, los cuales se pueden evidenciar por el aumento [VIDEO] de la hormona testosterona. Ocurren cambios en su tono de voz, la cual se torna más grave, cambia de forma acentuada su musculatura y tamaño de la espalda. Desde el punto de vista psicológico suelen mostrar, al igual que las jóvenes, mayor interés por el sexo opuesto e inclusive por deportes de alto rendimiento.