Las vitaminas y minerales en la Lechuga romana pueden contribuir a algunos beneficios [VIDEO]para la Salud, y hay muchas maneras simples de agregarle a la dieta.

En este artículo, analizamos el contenido nutricional de la lechuga romana, qué posibles beneficios para la salud podría ofrecer y cómo utilizarla en las comidas.

¿Qué es la lechuga romana?

La lechuga romana es una variación de la ensalada de lechuga típica, aunque provienen de la misma planta.El nombre romana sugiere que la lechuga fue descubierta en Roma, y ​​que la lechuga crece bien en el clima mediterráneo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Las hojas de romana son largas y se estrechan hacia la raíz de la lechuga. La parte superior de las hojas es de un color verde más profundo y más endeble que las hojas inferiores.

Hacia el fondo de la lechuga, las hojas se vuelven más resistentes y tienen costillas gruesas y blancas que se llenan con un líquido ligeramente amargo, dando a la lechuga romana su sabor distintivo.

La cantidad de este líquido amargo aumenta más abajo del tallo, por lo que muchas personas tiran la parte más gruesa de las hojas para evitar esta amargura.

Información nutricional

La romana única es más que una hoja de gran sabor. Mientras que algunas personas pueden pensar que la lechuga no tiene nutrientes, la lechuga romana está llena de vitaminas y minerales.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos , cada taza de lechuga romana picada tiene solo 8 calorías . También tiene un contenido de agua extremadamente alto. Cada taza de lechuga romana contiene alrededor de 44 gramos de agua o alrededor de 1.5 onzas.La lechuga romana es baja en carbohidratos , azúcar y fibra.

La romana contiene una buena cantidad de minerales saludables como el potasio ,calcio, magnesio y fósforo. También es seguro para las personas que buscan controlar su ingesta de sodio, ya que solo tiene 4 miligramos de sodio por taza.

Además de valiosos minerales, la lechuga romana también está repleta de vitaminas. La lechuga romana contiene altos niveles de vitamina K y beta caroteno , que el cuerpo convierte en vitamina A. El verde frondoso también contiene buenos niveles de ácido fólico , vitamina C y molibdeno.

Posibles beneficios de salud

Se cree que la lechuga romana tiene numerosos beneficios para la salud, incluida la salud circulatoria, la reducción del riesgo de cáncer y la promoción de una buena salud ocular.

Comer lechuga romana se asocia comúnmente con la dieta debido a su alta densidad de nutrientes y bajo contenido calórico. De hecho, los nutrientes y minerales en la lechuga romana pueden proporcionar beneficios a cualquiera que la ingiera con regularidad.

Antioxidantes

La lechuga romana está repleta de los antioxidantes vitamina C [VIDEO]y vitamina A, que juegan un papel clave en el equilibrio y mantenimiento de muchos sistemas en el cuerpo.

Lo hacen en parte combatiendo el daño causado por los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres son producidos por una variedad de factores, desde comer alimentos procesados ​​hasta respirar toxinas ambientales.

Si no se controla, este daño puede acumularse con el tiempo y puede contribuir a los signos del envejecimiento y otras condiciones de salud.

Las vitaminas en la lechuga romana pueden ayudar a desarrollar el sistema inmune de una persona y proteger contra estos problemas de salud.

Corazón y salud circulatoria

Debido a los altos niveles de vitamina A y vitamina C que se encuentran en Roma, la lechuga también puede ser una gran adición a un plan de dieta saludable para el corazón. Estos dos antioxidantes pueden ayudar a evitar que el colesterol se acumule en las arterias y forme la placa.

El ácido fólico en Roma también puede ayudar a prevenir complicaciones graves del corazón. Lo hace al descomponer la homocisteína química para que pueda eliminarse del cuerpo.

Como se indicó en un estudio publicado en Nutrition Journal , los altos niveles de homocisteína están relacionados con las afecciones cardíacas. El folato de los alimentos por sí solo no es suficiente para mantener este producto químico bajo control, pero funciona como parte de una práctica más saludable para el corazón.

La lechuga romana también es rica en potasio mineral saludable para el corazón. El potasio ayuda a los músculos como el corazón a contraerse regularmente. Una revisión publicada en el BMJconcluyó que niveles más altos de potasio podrían ser útiles para reducir la presión arterial y reducir el riesgo de accidente cerebrovascular .

Salud ocular

La vitamina A está comúnmente relacionada con la salud de los ojos, y los alimentos ricos en vitamina A, como la lechuga romana, pueden ayudar a prevenir los trastornos oculares a medida que las personas envejecen.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) afirman que consumir el betacaroteno que se encuentra en muchas plantas puede ser un paso beneficioso para prevenir una afección llamada degeneración macular , que es una de las principales causas de ceguera debido al envejecimiento.

Prevención de cáncer

Junto con los antioxidantes que se encuentran en la romana, el verde frondoso también puede proteger al cuerpo del cáncer a través de su alto recuento de folato.

Los NIH afirman que el folato que se encuentra naturalmente en los alimentos puede ayudar a disminuir el riesgo de varias formas de cáncer.

Posibles riesgos para la salud

La lechuga romana se considera una parte saludable de una dieta variada, aunque no todos están convencidos.

Algunos qusugieren e las prácticas agrícolas inadecuadas pueden aumentar el riesgo de que la lechuga romana se contamine con bacterias, como Salmonella o E.coli .

Otro problema de salud es la absorción de metales pesados ​​del suelo. Un estudio publicado en Environmental Monitoring and Assessment encontró que la lechuga romana puede extraer metales pesados ​​del suelo.

Estos metales pesados ​​pueden transferirse al cuerpo de la persona que los come, lo que puede ser un riesgo para la salud. Algunas personas eligen evitar esto tanto como sea posible comprando lechugas orgánicas.

Usando lechuga romana

Romana es un verde vivo que se debe comer a los pocos días de la compra para obtener la mayor cantidad de nutrientes de él. Cuando elija romana en la tienda o en el mercado de agricultores, busque siempre hojas sanas y crujientes.

Lave a fondo la lechuga romana antes de usar tirando de cada una de las hojas que se utilizarán y enjuagando cualquier suciedad o suciedad de la superficie. O bien, sumerja la lechuga en agua brevemente y masajee ligeramente las hojas para eliminar la suciedad, y luego seque con un paño de cocina o en un ensaladera.

Las hojas de romana se pueden picar o utilizar entera dependiendo de la receta.

Ideas de recetas

La lechuga romana a menudo se asocia con un alimento específico: la ensalada César. Una ensalada César es una deliciosa comida en sí misma, o puede servir como un entrante de relleno.

Hacer una ensalada César consiste en cortar romana en trozos de 1 pulgada y agregarlos a un tazón grande con un puñado de picatostes.

Moler o rallar queso parmesano y pimienta negra en el tazón, junto con la cantidad deseada de aderezo.

Mezcle los ingredientes hasta que la ensalada esté cubierta con un aderezo delicioso. Las ensaladas César también suelen estar cubiertas con proteínas, como pollo o gambas.

Sin embargo, el queso agregado, los crutones y el aderezo para ensaladas pueden ser un problema para cualquiera que busque reducir su ingesta calórica.

Es posible hacer una versión más simple de una ensalada de romana tomando los mismos trozos de 1 pulgada de romana y arrojándolos con aceite de oliva, sal, pimienta negra y jugo de limón. Agregue una porción de pollo magro o tofu horneado para hacer una comida adecuada para la mayoría de los planes de dieta.

La lechuga romana también puede tomar el lugar de la lechuga iceberg en tacos y hamburguesas como una forma de agregar más nutrientes a la comida.

Para una forma única de comer lechuga romana, busca recetas romanas a la parrilla.

Para las personas que buscan evitar los carbohidratos, la estructura de la lechuga romana lo convierte en la forma perfecta para albergar un taco. Las personas también pueden usar las hojas más grandes como envoltorios de hamburguesas.

Para llevar

La lechuga romana puede ser una parte saludable de una dieta balanceada, y puede proporcionar incluso más beneficios para la salud si se consume regularmente.

La combinación de un bajo contenido calórico y un alto contenido de nutrientes y minerales en el verde frondoso lo convierten en un alimento básico excelente y saludable.