Proceso por el cual, aprovechando el método científico, se obtienen datos significativos y corroborables para comprender, comprobar o hacer un uso práctico de los conocimientos. Para conseguir algún resultado de modo claro y preciso se requiere aplicar cierta clase de investigación, la cual está muy vinculada a los humanos.

Este tipo de investigación incluye un conjunto de pasos para llegar al objetivo deseado o para obtener la información que se precisaba. Se fundamenta en el método científico y es una vía de sistemático estudio de la naturaleza, a través de la observación, las etapas del razonamiento y la predicción de fenómenos, planteamientos de experimentación planificada y las maneras de difundir los resultados obtenidos, tanto los teóricos como los experimentales.

Por otra parte, la investigación científica cuenta con ciertas particularidades que facilitan al estudioso a ceñirse de manera estricta a la misma. Es tan perfectamente estructurada que tiene elementos, maneras, procedimientos, diferentes clases, entre varios otros elementos.

La investigación científica es de gran importancia para los estudiantes y para los profesionistas. De hecho es vital para la formación académica de las personas, antes y después de haber concluido sus estudios. Es algo que está con nosotros desde el comienzo de nuestra vida escolar y prácticamente desde el inicio mismo de nuestra vida. Cabe mencionar que para cualquier clase de investigación cuenta con un proceso y objetivos bien definidos.

Hablar de investigación científica es hacerlo acerca de una búsqueda que se define por ser reflexiva, metódica y sistemática. Tiene como meta conseguir conocimientos y darle solución a los problemas más acuciantes de la ciencia, la epistemología, la técnica y la tecnología. Para conseguir lo anterior, se vale de un proceso bien específico: el método científico. Este último señala la ruta que ha de seguir esta investigación y las técnicas que se requieren para ello.

La importancia enorme que tiene la investigación científica se debe a que nos ayuda a optimizar nuestra capacidad de estudio. Es un valioso recurso para ponerse en contacto con la realidad para conocerla de manera más profunda. Se perfila como una estimulante actividad intelectual, fomentadora de la curiosidad y la creatividad, además de contribuir al progreso y el cultivo de una posición crítica ante los fenómenos del mundo.