De acuerdo a lo especificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es un estado de todo organismo viviente que se caracteriza por una sensación de pleno bienestar, tanto en lo físico como en lo mental.Para comprender el sentido del término "salud", es preciso conocer sus raíces etimológicas. La procedencia de esta palabra está en el latín, más exactamente en el vocablo "salus", relacionado con "estar en condiciones de superar una dificultad".

De manera que la noción de salud no solo se relaciona con la carencia de enfermedades o malestares, sino que abarca más que eso. También se relaciona con el nivel de eficiencia del metabolismo y las funciones que tiene un ser viviente a escala microscópica, es decir, celular, y también macroscópica, lo cual correspondería a lo social.

Muy importante para la salud, es el estilo de vida que se tenga, es decir, las costumbres y los hábitos que definan a un individuo. La forma de vivir de una persona puede afectarla en su estado físico. En este caso, un hombre o una mujer que lleve una alimentación balanceada y que desarrolle ejercicios de manera regular, tiene mayores posibilidades de tener salud.

Caso contrario es el de una persona que come excesivamente, consume bebidas alcohólicas, descansa poco y además, fuma, ya que corre riesgos más considerables de sufrir padecimientos que podrían evitarse.

De modo que en términos generales, la salud puede ser entendida desde dos puntos de vista: la salud física y la mental, si bien en última instancia se trata de dos aspectos estrechamente relacionados. Para conservar la salud física es aconsejable desarrollar actividades físicas o deportivas de manera regular y además cultivar una dieta balanceada, con diferentes proteínas y nutrientes.

La salud mental, en cambio, consigue agrupar múltiples factores psicológicos y emocionales capaces de condicionar a los seres humanos, para así aplicarlas en las capacidades cognitivas y la sensibilidad para desenvolverse adecuadamente en la vida diaria.

Por último hay que mencionar a las ciencias de la salud, es decir, aquellas que nos permiten adquirir los conocimientos indispensables para la prevención de enfermedades y al desarrollo de iniciativas que promuevan un estilo de vida saludable. De entre las principales ciencias de la salud hay que mencionar la psicología, la medicina, la bromatología, entre otras más.